Pedro de Ribadeneyra escribe a Claudio Aquaviva. Un episodio de la polémica jesuita sobre los estatutos de pureza de sangre.

Resultado de la investigación: Contribución a una revistaArtículorevisión exhaustiva

Resumen

Uno de los fenómenos característicos de la sociedad española, a partir del año simbólico de 1492, es la progresiva adopción de los estatutos de pureza de sangre por parte de diversas administraciones. La Compañía de Jesús, sin embargo, se negó durante casi todo el siglo XVI a aplicar estos estatutos, alegando para ello la voluntad expresada en tal sentido por el mismo Ignacio de Loyola. Sin embargo, en 1593 la Quinta Congregación General decide implantar el examen de pureza para el ingreso en los Colegios de la Compañía. Este artículo describe la tenaz oposición que contra esta decisión realizó el jesuita español Pedro de Ribadeneyra, de origen judío, en una serie de cartas dirigidas al entonces General, Claudio Aquaviva. Asimismo, contextualiza la polémica jesuita en torno a los estatutos de pureza de sangre dentro del giro que la Compañía realiza tras el ascenso al generalato de Everardo Mercuriano y, después, con Aquaviva, y cuya principal característica es el alejamiento de los conversos de los puestos de poder.
Idioma originalEspañol (Chile)
Páginas (desde-hasta)125-145
Número de páginas20
Publicación Ingenium. Revista Electrónica De Pensamiento Moderno Y Metodología En Historia De Las Ideas,
Volumen6
DOI
EstadoPublicada - 12 dic 2012

Citar esto